la vida de FRANZ FRICHARD

Conversaciones locamente divinas
La nada es justa Y tú me lo preguntas, soledad eres tú