la vida de FRANZ FRICHARD

Mi pasado
Cosas de niños El poema ha de ser fuego en los ojos del que lo lee y hielo en la mano del que lo escribe