la vida de FRANZ FRICHARD

Unos abren la ventana para airear su casa. Otros para airear el cielo
Me miraste tan fijamente que mis ojos comenzaron a darse la vuelta para saber quién era Tú me abriste los ojos